Estrategias para afrontar un concurso de acreedores familiar (I)

Inicio esta serie de posts con el fin de articular una estrategia de defensa de los intereses de una familia en dificultades financieras graves dentro del concurso  que no ha obtenido éxito en una renegociación de sus deudas previamente y de manera individual con cada uno de sus acreedores-bancos.

Voy a comenzar por el estudio de la situación financiera más común en la práctica, pero a la vez más difícil de gestionar. Se trata del concurso de acreedores de una familia con hipoteca y con una relación de acreedores formado por Bancos y Cajas de Ahorro (no financieras) que son más difícil de convencer para que asuman quitas de deuda(esto es, que te perdonen parte de la deuda).

Como ya sabemos, en un concurso de acreedores, la deuda que se negocia es la no-hipotecaria. La hipoteca no se negocia en sede concursal, con este tipo de deuda y acreedor hay que firmar acuerdos de refinanciación al margen del concurso. Pues bien, muchas familias en España, aunque se encuentren en situación de desempleo u circunstancias análogas, siguen teniendo la capacidad de pagar su hipoteca, pero sus ingresos no son suficientes para pagar el resto de préstamos y tarjetas de crédito.

En este caso, cuando la mayoría (+ del 50 %) de nuestros acreedores de deuda no hipotecaria está formado por bancos comerciales y cajas de ahorro, las dificultades de obtener un acuerdo de quita de deuda con éstas se incrementa.

Actualmente, estas entidades sí que aceptan  quitas de deuda, pero no tan elevadas como las que nos tienen acostumbrados financieras tipo Citibank, Cetelem, etc. Los bancos comerciales negocian, pero en base a las instrucciones que el Banco de España circuló el año pasado para la renegociación de deudas. Por tanto, el criterio para aceptar aplazamientos de deuda (esperas en un concurso) y quitas son más exigentes en relación a la capacidad de repago de la deuda por parte de la familia y  que existan unas estimaciones realistas de devolución de la totalidad o parte de la deuda. Es en estos casos,  el abogado del deudor debe confeccionar un Plan de pagos coherente y realista para convencer a las entidades que la deuda se devolverá.

En muchos caso, las familias me transmiten la urgencia necesidad de obtener un “simple balón de oxígeno”para poder cumplir con sus obligaciones. En estos casos, con una “Espera”  en el concurso (aplazamiento de la deuda durante 5 años con nuevos vencimientos) tienen suficiente para otorgar viabilidad a sus finanzas personales y comenzar a generar caja y ahorro desde la misma declaración de concurso.

En el caso de las familias con hipotecas muy elevadasel banco con crédito ordinario, prefiere adherirse al convenio presentado en el concurso porque la cantidad que estiman poder recuperar en caso de liquidación es inferior a la propuesta de pago en el concurso (devolución del 100 % de la deuda o una quita moderada).

Una baza importante para convencer a los bancos para que se adhieran a los convenios sin quita pero con esperas de hasta 5 años, es el propio calendario de provisiones que tienen que contabilizar en sus cuentas. Los bancos y cajas de ahorro tienen preferencia por los convenios de espera por contraposición a los convenios de quita. Si el banco se adhiere a un convenio sin quita y con espera de 5 años, éste puede liberar provisiones que ya había dotado por morosidad, y por tanto mantiene la ilusión del cobro del 100 % de crédito alejando el problema otros cinco años más.

Muchas veces las familias me preguntan por qué los bancos no se adhieren a propuestas razonables, si saben que si se ejecuta la hipoteca o se produce un embargo generalizado, el banco no acabará cobrando nada de esa deuda. La respuesta es sencilla: La gestión del riesgo de los bancos es cortoplacista debido principalmente a las provisiones por pérdidas reguladas por el Banco de España.

En conclusión, una buena estrategia para la familia que puede pagar la hipoteca pero no llega al resto de préstamos y no ha podido renegociar sus deudas fuera del concurso, sería la de presentar concurso y solicitar devolver la deuda no hipotecaria en 5 años, sin intereses y con pagos anuales, siempre y cuando su Plan de pagos se lo permita.

Carlos Guerrero, abogado especialista en insolvencia familiar de MAB Legal & Corporate.


About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: